sábado, 25 de agosto de 2007

Guerra fría entre Zapatero y ETA

ZP y Erkoreka cuando el alto el fuego
Ya ha ocurrido, estaba claro, el ministro nos alertaba y nos avisaba para que no quedase como traidor. Se ha consumado un nuevo atentado, sin victimas mortales, y en mi opinión ha sido sin victimas no por casualidad.

Esto da al panorama político una nueva vuelta de tuerca, en el que lo primero que ocurre es que el gobierno y el partido socialista cambian ya del todo sus tesis y postulamientos ante ETA y su entorno. Zapatero, de la Vega ... entonan palabras de dureza, al tiempo que desde el PNV le vuelven a guiñar por la autodeterminación vasca.

No nos engañemos. Ni al socialismo le conviene que desaparezcan los nacionalismos ni las reivindicaciones extremistas (aunque sí en las elecciones), ni a los nacionalistas les conviene que los socialistas pierdan el poder. Se trata de una guerra fría. Se trata de ver quien es el primero en arrojar definitivamente la toalla, de forma que le perjudique al otro, y al mismo tiempo a sí mismo. Se trata de ver de que forma se aguanta más tensión. ¿Quien menos capaz que Zapatero de romper con los nacionalistos en planta de unas elecciones, jugándose su apoyo? ¿Quienes más cobardes que los etarras para terminar de deslegitimar el gobierno socialista, y provocar un nuevo cambio motivado por atentados?

A mí me da la sensación, como digo, de que seguimos todavía en el teatro de gestos y movimientos. De hecho por ahí también lei que en agosto se habían reunido de nuevo. Tal vez fue para negociar de que forma iba a ser el primer atentado, sin que ambos se perjudicasen demasiado. Finalmente el gobierno ha pasado de intentar torear o manejar a los etarras, a tener definitivamente que aplacarlos, y ellos a su misma altura, algo desde luego inesperado para ZP, y más que deseado por los terroristas, por muy agotados que los de Rubalcaba.

Unicamente queda una salida, tras entrar de nuevo el terrorismo en el panorama electoral, que es intentar echarlos o que no entren más. Seguramente en los próximos meses, veremos como ZP intenta alejar relaciones, enfriarlas más bien, y congelar todo el proceso mediático en torno a las relaciones PSOE-ETA. De hecho el País ya cambia de postulados. Pero no se preocupeis, todavía nos queda mucho por ver.

5 comentarios:

Gazulin dijo...

Como dices, en mi opinión el teatro continua, siguen negociando, y siguen las cesiones al chantaje, aunque ahora sea de manera encubierta de cara a las elecciones.
Saludos...

Adamantio dijo...

Todo es un espejismo. En cuanto pasen las elecciones, volverá a intentar otro "proceso"

Un saludo.

El Espantapájaros dijo...

Coincido con su opinión: la nueva firmeza del Gobierno frente a ETA es una máscara de cara a las elecciones, aparte de que no tiene excesivas consecuencias (sólo se habla mucho, pero no se pasa a la acción). Mantengo que una victoria socialista en 2008 permitiría a Zapatero reabrir su querido proceso y llevarlo hasta el final, aunque eso suponga el abismo.

Un saludo

GS dijo...

La cuestión más de fondo es hasta donde permitirán ambos que se denoten sus complicidades

Geshcann dijo...

Toda la legislatura ha sido un teatro de gestos... y no soprendería que la función continuase entre bambalinas...Saludos¡¡